Vía Láctea

Más objetos misteriosos detectados cerca del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea

Posted on

Más objetos misteriosos detectados cerca del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 7 JUNIO, 2018 ·
7/6/2018 de W.M. Keck Observatory


En esta imagen espectral 3D los investigadores han logrado separar los objetos G3, G4 y G5 de la emisión de fondo, lo que les permite seguir sus movimientos y ver cómo se comportan alrededor del agujero negro supermasivo. Fuente: W.M. Keck Observatory.

Un equipo de astrónomos ha descubierto varios objetos extraños en el centro galáctico que ocultan su verdadera identidad detrás de una nube de polvo: parecen nubes de gas pero se comportan como estrellas.

“Estos objetos estelares polvorientos compactos se mueven extremadamente deprisa y cerca del agujero negro supermasivo de nuestra Galaxia. Es fascinante verlos moverse de año en año”, explica Anna Ciurlo (UCLA). “¿Cómo han llegado allí? ¿Y en qué se convertirán? Deben de tener una historia interesante que contar”.

Los objetos G (así se denominan estos objetos estelares polvorientos) fueron descubiertos en un principio en el monstruoso agujero negro de la Vía Láctea hace más de una década; G1 fue observado por primera vez en 2004 y G2 fue descubierto en 2012. Ambos se pensaba que eran nubes de gas hasta que pasaron por el punto de máximo acercamiento al agujero negro supermasivo. G1 y G2 de algún modo consiguieron sobrevivir a la atracción gravitatoria del agujero, que puede desgarrar las nubes de gas.

“Si se tratase de nubes de gas, G1 y G2 no habrían sido capaces de permanecer intactos”, comenta Mark Morris (UCLA). “Nuestra impresión de los objetos G es que se trata de estrellas hinchadas – estrellas que han crecido tanto que las fuerzas de marea debidas al agujero negro central pueden arrancar materia de las atmósferas estelares cuando las estrellas se acercan lo suficiente, pero que poseen un núcleo estelar con masa suficiente para permanecer inalterado. La pregunta es entonces, ¿por qué son tan grandes?”.

Parece que fue vertida una gran cantidad de energía en estos objetos G, haciendo que se hincharan y crecieran más que las estrellas típicas. Los investigadores piensan que estos objetos G son resultado de fusiones entre estrellas, cuando dos estrellas en órbita una alrededor de la otra, conocidas como binarias, chocan debido a la influencia gravitatoria del agujero negro gigante. Durante un largo periodo de tiempo la gravedad del agujero negro altera las órbitas de las estrellas binarias hasta que el dúo colisiona. El objeto combinado que resulta de esta fusión violenta podría explicar de dónde procede el exceso de energía.

Datos del observatorio Keck del centro galáctico obtenidos anualmente desde hace 20 años han permitido detectar nuevas fuentes infrarrojas que podrían ser otros objetos G: G3, G4 y G5. Los tres comparten características físicas con G1 y G2.

[Fuente]

Anuncios

El blues de la Vía Láctea

Posted on

El blues de la Vía Láctea

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 17 MAYO, 2018 ·
17/5/2018 de UC Santa Barbara

[https://youtu.be/njVmbTzk5lM]

Los científicos a menudo transforman los datos astronómicos de un modo que permite su interpretación usando dibujos visuales como diagramas de colores. Greg Salvesen (UC Santa Barbara) ha seguido una dirección diferente. Ha decidido transformar los datos de un mapa en sonidos para hacer que las personas con discapacidad visual tengan acceso a las maravillas de la astronomía.

Salvesen ha lanzado recientemente la página web Astronomy Sound of the Month (AstroSoM), en la que publica diferentes sonidos creados a partir de datos astronómicos reales, junto con una breve explicación escrita por un astrónomo.

En su más reciente publicación, Salvesen ha colaborado con Mark Heyer (Universidad de Massachusetts) para permitir a los oyentes “escuchar” cómo gira nuestra galaxia. Heyer creó la sonificación y Salvesen aportó la visualización, incorporando una imagen ya existente de nuestra galaxia creada por Robert Hurt (IPAC/Caltech). El efecto combinado reduce datos complejos a componentes visuales y auditivas que describen el movimiento del gas por la galaxia.

[Fuente]

El disco de la Vía Láctea es mayor de lo que se pensaba

Posted on

El disco de la Vía Láctea es mayor de lo que se pensaba

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 16 MAYO, 2018 ·
16/5/2018 de Instituto de Astrofísica de Canarias / Astronomy & Astrophysics


La probabilidad de que haya estrellas del disco fuera de los círculos es de un 99,7% y un 95,4%. Crédito: Representación artística “A Roadmap to the Milky Way” de R. Hurt, SSC-Caltech, NASA/JPL-Caltech.

Las galaxias espirales, como la Vía Láctea, se caracterizan por poseer un disco de escaso grosor donde se encuentran la mayor parte de las estrellas. Estos discos tienen un tamaño limitado y, a partir de cierta distancia, ya casi no hay estrellas.

En nuestra galaxia, no se tenía constancia de que hubiera estrellas de disco a distancias del centro mayores que dos veces la del Sol. Es decir, se pensaba que nuestra estrella más cercana se encontraba situada a la mitad del radio galáctico. Sin embargo, sí las hay y bastante más lejos, a más del triple de esa distancia. Incluso, es probable que algunas superen el cuádruple de esa distancia.

“El disco de nuestra Galaxia es enorme: de unos 200 mil años-luz de diámetro”, señala Martín López-Corredoira, investigador del IAC y primer autor del artículo que ha publicado recientemente la revista Astronomy & Astrophysics y en el que han colaborado investigadores del IAC y el NAOC.

Los investigadores han alcanzado estas conclusiones tras realizar un análisis estadístico de datos cartografiados de APOGEE y LAMOST, dos proyectos que obtienen espectros de estrellas, es decir, información sobre su velocidad y composición química. “Usando el contenido en metales de las estrellas de los catálogos, con la combinación de atlas espectrales de alta calidad como APOGEE y LAMOST, y la distancia a la que sitúan los objetos, hemos comprobado que hay una fracción apreciable de estrellas más allá de donde se suponía que acaba el disco de la Vía Láctea”, explica Carlos Allende, investigador del IAC y coautor de esa publicación.

[Fuente]

Nuevo mapa en radio de la Vía Láctea

Posted on

Crean el mapa en radio más detallado de la Vía Láctea

por Amelia Ortiz · Publicada 29 enero, 2018 ·
29/1/2018 de NAOJ


Mapa en radio de la Vía Láctea. Arriba: radiomapa en tres colores (falso color) de la Vía Láctea. Rojo, verde y azul representan las intensidades en radio de tres moléculas distintas de carbono. Segunda línea: imagen en el infrarrojo de la misma región tomada por Spitzer (NASA). Crédito: NAOJ/NASA/JPL-Caltech.

Un equipo de astrónomos ha realizado un estudio a gran escala de la Vía Láctea invisible utilizando el radiotelescopio de 45 m Nobeyama.

Cuando miras al cielo una noche despejada oscura, puedes ver la Vía Láctea a simple vista, con jirones oscuros donde se ven menos estrellas. Estas áreas son nubes de gas y polvo de la Vía Láctea que bloquean la luz de las estrellas que hay detrás. Observando las ondas de radio emitidas por el gas de estas nubes, los astrónomos pueden estudiar las porciones invisibles de la Vía Láctea.

Ahora, un equipo de investigadores japoneses ha utilizado el telescopio de 45m de Nobeyama para crear, con observaciones realizadas entre 2014 y 2017, los mapas en radio más completos y con más detalle de la Vía Láctea.

Los investigadores han obtenido mapas que cubren un área equivalente a 520 lunas llenas con una resolución espacial 3 veces mejor que la de mapas anteriores. Este mapa ayudaría a los astrónomos a estudiar la estructura del medio interestelar a varias escalas: desde la estructura a gran escala de la Vía Láctea completa a la estructura a pequeña escala de los núcleos de nubes moleculares individuales que están relacionadas directamente con la formación de estrellas.

[Fuente]

Descubre restos de 11 galaxias comidas por la Vía Láctea

Posted on

El proyecto Dark Energy Survey descubre restos de 11 galaxias comidas por la Vía Láctea

por Amelia Ortiz · Publicada 17 enero, 2018 ·
17/1/2018 de University of Chicago


Ilustración de corrientes estelares alrededor de la galaxia de la Vía Láctea. Crédito: NASA / JPL-Caltech / R. Hurt, SSC & Caltech.

Los científicos han publicado los descubrimientos preliminares cosmológicos del proyecto Dark Energy Survey que investiga unos 400 millones de objetos astronómicos, incluyendo galaxias lejanas y estrellas de nuestra propia galaxia. Entre lo más destacado de los tres primeros años de datos del rastreo está el descubrimiento de 11 corrientes estelares nuevas, restos de galaxias más pequeñas despedazadas y devoradas por nuestra Vía Láctea.

Nuestra galaxia está rodeada por un halo masivo de materia oscura, que ejerce una potente atracción gravitatoria sobre las galaxias cercanas más pequeñas. La Vía Láctea crece atrayendo, despedazando y absorbiendo estos sistemas más pequeños. A medida que las estrellas son separadas, forman corrientes en el cielo que pueden ser detectadas utilizando la cámara del proyecto Dark Energy. A pesar de ello, las corrientes estelares son extremadamente difíciles de encontrar debido a que están compuestas por relativamente pocas estrellas dispersas por una gran área del cielo.

“Es emocionante que hayamos encontrado tantas corrientes estelares”, afirma Alex Drlica-Wagner (Fermilab y Kavli Institute for Cosmological Physics). “Podemos utilizar estas corrientes para medir la cantidad, distribución y agrupamiento de la materia oscura en la Vía Láctea. Los estudios de corrientes estelares ayudarán a restringir las propiedades fundamentales de la materia oscura”.

[Fuente]

Arqueología en el antiguo centro galáctico

Posted on

El Hubble realiza arqueología en el antiguo centro de nuestra Vía Láctea

por Amelia Ortiz · Publicada 17 enero, 2018 ·
17/1/2018 de Hubblesite


Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble captó la resplandeciente región central de nuestra galaxia la Vía Láctea. Crédito: NASA, ESA, y T. Brown (STScI).

Durante muchos años los astrónomos han tenido una imagen simple de la región central de nuestra Vía Láctea, o bulbo, pensando en ella como un lugar tranquilo compuesto de estrellas viejas, las primeras colonas de nuestra galaxia. Sin embargo, debido a que en la región interior de la Vía Láctea hay un ambiente tan abarrotado, siempre ha sido difícil separar los movimientos estelares para estudiar el bulbo con detalle.

Ahora un nuevo análisis de 10 000 estrellas normales del tipo del Sol en el bulbo revela que el centro de nuestra galaxia es un ambiente dinámico de estrellas de varias edades desplazándose a distintas velocidades, como el bullicio de viajeros en un aeropuerto importante. El estudio con el Hubble de este corazón caótico y complicado de nuestra Vía Láctea puede proporcionar nuevas pistas sobre la evolución de nuestra galaxia.

El equipo de investigadores, dirigido por Will Clarkson (Universiad de Michigan-Dearborn) descubrió que los movimientos de las estrellas del bulbo son diferentes, dependiendo de la composición química de la estrella Las estrellas más ricas en elementos más pesados que el hidrógeno y helio poseen movimientos menos desordenados, pero están en órbita alrededor del centro galáctico más rápido que las estrellas más viejas, que son deficitarias en elementos pesados.

“Hay muchas teorías que describen la formación de nuestra galaxia y del bulbo central”, afirma Annalisa Calamida (Space Telescope Science Institute). “Algunos afirman que el bulbo se formó junto con la galaxia hace 13 mil millones de años. En este caso, todas las estrellas del bulbo deberían de ser viejas y compartir un movimiento parecido. Pero otros piensan que el bulbo se formó más tarde en la historia de la galaxia, evolucionando lentamente después de que nacieran las primeras generaciones de estrellas. En este escenario, algunas de las estrellas del bulbo serían más jóvenes, con composiciones químicas enriquecidas en elementos más pesados expulsados con la muerte de generaciones anteriores de estrellas y deberían de tener un movimiento diferente comparadas con las estrellas más viejas. Las estrellas de nuestro estudio muestran características de los dos modelos. Por tanto, este análisis puede ayudarnos a conocer el origen del bulbo”.

[Fuente]

Estrellas bebé en el núcleo de nuestra galaxia

Posted on

ALMA descubre estrellas bebé sorprendentemente cerca del agujero negro supermasivo de la Galaxia

por Amelia Ortiz · Publicada 29 noviembre, 2017 ·
29/11/2017 de National Radio Astronomy Observatory / The Astrophysical Journal, Letters


Imagen tomada con ALMA del centro de la galaxia de la Vía Láctea, mostrando las posiciones de 11 protoestrellas jóvenes a menos de 3 años-luz del agujero negro supermasivo central. Las líneas indican la dirección de los lóbulos bipolares creados por chorros de alta velocidad emitidos por las protoestrellas. La estrella dibujada en el centro de la imagen indica la posición de Saggitarius A*, el agujero negro supermasivo de 4 millones de masas solares situado en el centro de nuestra galaxia. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), Yusef-Zadeh et al.; B. Saxton (NRAO/AUI/NSF).

En el centro de nuestra galaxia, en el vecindario inmediato de su agujero negro supermasivo, existe una región azotada por potentes fuerzas de marea y bañada en intensa luz ultravioleta y rayos X. Estas duras condiciones, según los astrónomos, no favorecen la formación de estrellas, especialmente la formación de las de masa baja como nuestro Sol. Sorprendentemente, observaciones nuevas realizadas con ALMA sugieren lo contrario.

ALMA ha revelado señales de once estrellas de masa baja formándose peligrosamente cerca (a menos de tres años-luz) del agujero negro supermasivo de la Vía Láctea, conocido por los astrónomos como Sagitario A* (Sgr A*). A esta distancia, las fuerzas de marea producidas por el agujero negro supermasivo deberían de ser suficientemente fuertes como para romper las nubes de gas y polvo antes de que puedan formar estrellas.

La presencia de estas protoestrellas recién descubiertas (la fase de formación entre una nube densa de gas y una joven estrella resplandeciente) sugiere que las condiciones necesarias para el nacimiento de estrellas de poca masa pueden darse incluso en una de las regiones más turbulentas de nuestra galaxia y, posiblemente, en lugares similares del Universo.

Los astrónomos piensan que esto es posible gracias a fuerzas externas que comprimirían las nubes de gas cercanas al centro de nuestra galaxia para contrarrestar la naturaleza violenta de la región y permitir que la gravedad domine y forme estrellas. Los astrónomos especulan que nubes de gas de alta velocidad podrían contribuir a la formación de estrellas mientras éstas se abren paso a través del medio interestelar. También es posible que chorros procedentes del propio agujero negro choquen contra las nubes de gas que los rodean, comprimiendo el material y produciendo este brote de formación estelar.

[Fuente]