Asteroide con pasado violento

Posted on

Muestras tomadas en un asteroide revelan que tuvo un pasado violento

por Amelia Ortiz · Publicada 19 octubre, 2017 ·
19/10/2017 de Curtin University / Geology

El asteroide Itokawa, en una imagen tomada a una distancia de 8km del objeto por la nave japonesa Hayabusa. Crédito: JAXA -http://apod.nasa.gov/apod/image/0601/itokawa06_hayabusa_big.jpg .

Un equipo de científicos ha estudiado dos partículas increíblemente pequeñas traídas a la Tierra desde el asteroide Itokawa, después de ser recogidas en 2005 en la superficie de este asteroide de 500 m de diámetro por la nave espacial japonesa Hayabusa. La cápsula y su preciosa carga regresaron a la Tierra en 2010, aterrizando cerca de Woomera, Australia, con solo 1500 partículas de polvo del asteroide abordo, la mayoría de ellas mucho más pequeñas que un cabello humano.

Itokawa no es un asteroide ordinario; las imágenes tomadas desde el espacio por Hayabusa antes de recoger las muestras desvelaban su forma de cacahuete, pareciéndose a un montón de escombros de piedras y polvo más que a una roca sólida. “De hecho, los análisis de científicos japoneses revelaron que el asteroide tuvo un pasado violento. Antes de ser un montón de escombros, Itokawa formaba parte de un asteroide mucho mayor que fue destruido por una colisión con otro asteroide. Nuestro trabajo era intentar averiguar cuándo se produjo esa colisión”, explica el Dr. Fred Jourdan.

Según los resultados del análisis de las dos partículas y una serie de modelos por computadora, los investigadores concluyeron que los asteroides no siempre se rompen debido a un solo impacto fatal. En cambio, pueden fragmentarse internamente debido a colisiones de tamaño medio que azotan constantemente a los asteroides grandes, hasta que finalmente se rompen por uno de estos impactos. “El impacto final podría ser considerado como el ‘golpe de gracia’ “, según el Dr. Jourdan.

“Nuestros resultados indican que Itokawa ya se había roto y reensamblado como un montón de escombros hace 2100 millones de años, demostrando que los asteroides ‘montón de escombros’ pueden sobrevivir en este estado un tiempo mucho más largo de lo que pensaban anteriormente los investigadores”, explica el Dr Jourdan.

[Fuente]

Anuncios

Un vivero de asteroides troyanos de Marte

Posted on

Un vivero de asteroides alimentado con energía solar en la órbita de Marte

por Amelia Ortiz · Publicada 19 octubre, 2017 ·
19/10/2017 de Armagh Observatory

Ilustración del planeta Marte y su comitiva de troyanos en órbita alrededor de los puntos de Lagrange L4 y L5. La curva a trazos representa la órbita del planeta. Eureka, el punto rojo en L5, está acompañado por 7 asteroides más pequeños (ámbar) formando una familia. Marcados en azul se encuentran, a la derecha el otro troyano de L5 (1998 VF31) y a la izquierda el único troyano conocido en L4 (1999 UJ7). Arriba a la derecha se ve una ampliación de la región alrededor de L5 resaltando Eureka y los troyanos menores de la familia. Crédito: Apostolos Christou.

El planeta Marte comparte su órbita con un puñado de asteroides pequeños, llamados troyanos. Entre ellos se encuentra un grupo en particular, con todos sus miembros moviéndose en órbitas muy similares, lo que sugiere que se formaron a partir del mismo objeto. Pero el mecanismo que produjo esta “familia” es un misterio. Ahora un equipo internacional de astrónomos piensa que ha identificado al culpable: la luz solar.

Los asteroides troyanos están atrapados dentro de “puertos seguros” gravitacionales situados a 60 grados por delante y por detrás de un planeta. El punto por delante del planeta es L4; el que va detrás del planeta es L5. Marte es el único planeta terrestre que se sabe que tiene compañeros troyanos en órbitas estables. El primer troyano marciano, descubierto hace más de 25 años en L5, fue llamado “Eureka” en referencia a la famosa exclamación del matemático de la Antigua Grecia Arquímedes. Actualmente se conocen solo 10, pero incluso esta muestra relativamente pobre muestra una estructura interesante que no se ha observado en ninguna otra parte.

Eureka tiene a su alrededor otros cuerpos más pequeños, en contraste con otros dos troyanos, (101429) 1998 VF31 en L5 y (121514) y 1999 UJ7 en L4, que carecen de acompañantes. “Estos dos asteroides se encuentran a la misma distancia del Sol y tienen un tamaño similar al de Eureka y a pesar de ello no vemos que se agrupen otros asteroides a su alrededor. Pensamos que esto nos está indicando algo sobre el modo en que las familias de asteroides pueden o no formarse a la distancia al Sol a la que se encuentra Marte”, explica el Dr. Apostolos Christou (Armagh Observatory and Planetarium).

Ese “algo”es con mucha probabilidad el fenómeno de la fisión rotacional producida por la luz del Sol que al calentar el asteroide produce un cambio en su rotación (efecto YORP). Esto es lo que acelera el giro de Eureka haciendo que pierda fragmentos que se convierten en asteroides independientes en órbita alrededor del Sol. En cambio, el asteroide 1999 UJ7 gira 20 veces más despacio y parece ser incapaz de producir asteroides nuevos por fisión. En el caso de 1998 VF31, el otro troyano en L5, aunque su giro es suficiente para la fisión, se ha comprobado que se encuentra cerca de una “escotilla de escape” dinámica que permite que los fragmentos que se rompen de él escapen en sólo 200 o 300 millones de años, como si se tratase de agua en un lavabo sin tapón, lo que explica que tampoco tenga una familia a su alrededor.

[Fuente]

Participación en el descubrimiento del anillo de Haumea

Posted on

El Observatori participa en el descubrimiento de un anillo alrededor del planeta enano Haumea

por Fernando Ballesteros · Publicada 18 octubre, 2017 ·

El Observatori Astronòmic de la Universitat de València ha participado en la observación estelar que ha determinado las principales características físicas, desconocidas hasta ahora, de Haumea, un planeta enano que se encuentra más allá de la órbita de Neptuno. Entre sus características destaca la sorprendente presencia de un anillo, su forma extremadamente achatada y su rápida rotación. El trabajo, encabezado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), se ha publicado en la revista ‘Nature’.

Más información en la nota de prensa de la Universitat de València.

El agua en un frío y congelado Marte

Posted on

Demuestran cómo habría fluido el agua en el antiguo Marte “frío y congelado”

por Amelia Ortiz · Publicada 18 octubre, 2017 ·
18/10/2017 de Brown University / Icarus

Las extensas redes de valles que cubren las tierras altas del hemisferio sur de Marte sugieren que el planeta fue más templado y húmedo en el pasado, pero una nueva investigación demuestra que el agua podría haber fluido intermitentemente en un Marte temprano frío y helado. Crédito: NASA/JPL-Caltech/Arizona State University.

Una investigación de científicos planetarios de la Universidad de Brown ha descubierto que el deshielo periódico de capas de hielo en un Marte primitivo frío habría creado suficiente agua como para tallar los antiguos valles y lechos de lagos que vemos hoy en día en el planeta.

Para los científicos que intentan comprender cómo podría haber sido el Marte antiguo, el planeta rojo envía algunas señales contradictorias. Los valles esculpidos por agua y los lechos de lagos dejan pocas dudas sobre la presencia de agua que fluyó sobre la superficie en el pasado. Pero los modelos climáticos del Marte primitivo sugieren que las temperaturas promedio permanecieron bajo cero por todo el globo.

Un estudio reciente dirigido por geólogos de la Universidad de Brown aporta un posible puente entre la historia “templada y húmeda” que cuenta la geología marciana y el pasado “frío y helado” sugerido por los modelos atmosféricos. El estudio demuestra que es plausible, incluso aunque Marte estuviera congelado en general, que las temperaturas máximas diarias en verano hubieran superado la de congelación lo suficiente para producir el deshielo de los bordes de los glaciares. El agua derretida, producida en cantidades pequeñas año tras año, podría haber sido suficiente para esculpir las formaciones observadas hoy en día en el planeta, según concluyen los investigadores.

En el modelo desarrollado por los investigadores esto sería posible si la órbita de Marte hubiera sido altamente excéntrica hace 4 mil millones de años. Se desconoce exactamente cuáles podrían haber sido estas variaciones, por lo que los investigadores probaron diferentes grados de inclinación del eje, lo que influye en la cantidad de luz solar que reciben las latitudes más altas y bajas del planeta, así como diferentes grados de excentricidad (cuánto se desvía la órbita del planeta alrededor del Sol de una trayectoria circular) lo que puede amplificar los cambios de temperatura estacionales.

[Fuente]

Se suma otro nuevo compañero a la Tierra

Posted on

El nuevo compañero de viaje de la Tierra es un asteroide, no basura espacial

por Amelia Ortiz · Publicada 18 octubre, 2017 ·
18/10/2017 de University of Arizona

[https://youtu.be/zMJc7gmychk]

Un equipo de astrónomos, dirigido por Vishnu Reddy (Universidad de Arizona), utilizando el Gran Telescopio Binocular (uno de los mayores del mundo), ha confirmado la naturaleza de un objeto atrapado en una órbita cercana a la de la Tierra que ocasionalmente se aproxima lo suficiente para poder ser estudiado con los telescopios más potentes.

2016 HO3 es un pequeño objeto cercano a la Tierra (un NEO), que mide no más de 100 metros de diámetro, y que al tiempo que gira alrededor del Sol parece también estar rodeando la Tierra como un quasi-satélite. Sólo han sido descubiertos hasta ahora cinco quasi-satélites, pero 2016 HO3 es el más estable de ellos. La procedencia de este objeto es desconocida. En escalas de tiempo de unos pocos siglos, 2016 HO3 se mantiene a una distancia de la Tierra de entre 38 y 100 veces la distancia de la Luna.

“Aunque 2016 HO3 está cerca de la Tierra, su pequeño tamaño – posiblemente no mayor de 100 metros – lo convierte en un objetivo difícil de estudiar”, explica Reddy. “Nuestras observaciones demuestran que 2016 HO3 da una vuelta cada 28 minutos y está hecho de materiales similares a los de los asteroides”.

Tras su descubrimiento en 2016, los astrónomos no estaban seguros de la procedencia de este objeto, pudiendo tratarse de un fragmento de basura espacial. Después de ser observado los pasados 14 y 18 de abril con el Gran Telescopio Binocular y el Telescopio Discovery Channel, “el periodo de rotación deducido y el espectro de luz emitida no son raros entre los NEO pequeños, lo que sugiere que 2016 HO3 es un objeto natural de procedencia similar a la de otros NEO pequeños”, explica Reddy.

[Fuente]

Seguir buscando el noveno planeta

Posted on

A la búsqueda del noveno planeta

por Amelia Ortiz · Publicada 18 octubre, 2017 ·
18/10/2017 de University of Michigan / The Astronomical Journal

Ilustración de artista del Planeta Nueve. Crédito: NASA/JPL-Caltech/Robert Hurt.

Algunos astrónomos piensan que existe un planeta ubicado más allá de Neptuno que podría formar parte de nuestro Sistema Solar y al que llaman Planeta Nueve. Se apoyan en el modo en que algunos objetos espaciales, llamados objetos transneptunianos, se comportan. Estos objetos transneptunianos, que son rocosos y más pequeños que Plutón, se encuentran en órbitas alrededor del Sol a distancias medias mucho mayores que la de Neptuno. Pero las órbitas de los más alejados – cuya distancia promedio al Sol es más de 250 veces la distancia de la Tierra – parecen apuntar en la misma dirección. Esta observación fue la primera que condujo a los astrónomos a predecir la existencia del Planeta Nueve.

Para que estos objetos transneptunianos estén alineados en las órbitas que ocupan actualmente debido a la influencia del Planeta Nueve, dicen los astrónomos que tendrían que haber permanecido en el Sistema Solar durante más de mil millones de años. Sin embargo, algunos investigadores piensan que en esa cantidad de tiempo algunos de estos objetos deberían de haber chocado contra otro planeta, haber sido arrojados al Sol o lanzados al espacio por la fuerza gravitatoria de los demás planetas.

Ahora Juliette Becker (Universidad de Michigan) y su equipo han buscado una explicación mediante la realización de un gran conjunto de simulaciones por computadora, que han arrojado dos descubrimientos acerca de estos objetos transneptunianos. Primero, las simulaciones establecieron cuál es la versión del Planeta Nueve que con mayor probabilidad haría que que nuestro Sistema Solar tuviera el aspecto que tiene, impidiendo que los objetos transneptunianos resulten destruidos o sean arrojados fuera del Sistema Solar. Segundo, las simulaciones predicen la existencia de un fenómeno llamado “salto de resonancia” por el que un objeto transneptuniano puede saltar entre órbitas estables. Este proceso puede evitar que el objeto sea expulsado del Sistema Solar.

“A partir de ese conjunto de simulaciones, encontramos que existen versiones preferidas del Planeta Nueve que hacen que los objetos transneptunianos sean estables durante un mayor tiempo, lo que básicamente aumenta la probabilidad de que nuestro Sistema Solar exista del modo en que lo hace”, comenta Becker. Además los investigadores descubrieron que, a veces, Neptuno saca un objeto transneptuniano de su resonancia orbital, pero en lugar de mandarlo hacia el Sol, fuera del Sistema Solar o hacia otro planeta, algo atrapa al objeto y lo confina en una resonancia diferente.

[Fuente]

Fenómenos atmosféricos marcianos

Posted on

Una webcam de Mars Express explora nubes a gran altura en Marte

por Amelia Ortiz · Publicada 18 octubre, 2017 ·
18/10/2017 de ESA

Nubes sobre Marte. Crédito: ESA, CC BY-SA 3.0 IGO.

Un catálogo sin precedentes de mas de 21000 imágenes tomadas por una webcam de la nave Mars Express de ESA está demostrando su valía como instrumento científico, realizando una exploración de estructuras de nubes a alturas inusualmente altas en el Planeta Rojo.

La cámara de baja resolución fue instalada originalmente en Mars Express para confirmación visual de que la sonda Beagle-2 se había separado en 2003. En 2007 fue puesta de nuevo en marcha y utilizada principalmente para divulgación, educación y ciencia ciudadana, con imágenes que eran publicadas automáticamente en una página propia de Flickr, en ocasiones sólo 75 minutos después de haber sido tomadas en Marte. A finales del año pasado, con un software nuevo, la cámara fue adoptada como instrumento científico de apoyo.

Ninguno de los demás instrumentos de la nave tiene como misión principal observar nubes altas y tormentas cerca del borde, o limbo, del planeta ya que normalmente miran hacia la superficie con campos de visión pequeños para la realización de estudios especializados. Por el contrario, la webcam a menudo dispone de una imagen del limbo completo.

“Por esta razón las observaciones del limbo, en general, no son muy numerosas y por eso nuestras imágenes son tan valiosas para ayudarnos a entender los fenómenos atmosféricos”, explica Agustín Sánchez-Lavega (universidad del País Vasco). “Combinando con modelos y otros conjuntos de datos hemos sido capaces de conocer mejor el transporte atmosférico y las variaciones estacionales que juegan un papel en la generación de las estructuras de nubes a gran altura.

[Fuente]