Nebulosas Planetarias

Nebulosas planetarias

Posted on

Fantasmagóricas y bellas: las nebulosas planetarias adquieren una mayor presencia física
25/11/2015 de Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

 

A collage showing 22 individual planetary nebulae artistically arranged in approximate order of physical size. The scale bar represents 4 light years. Each nebula's size is calculated from the authors' new distance scale, which is applicable to all nebulae across all shapes, sizes and brightnesses. The very largest planetary nebula currently known is nearly 20 light years in diameter, and would cover the entire image at this scale. Credit: ESA/Hubble & NASA, ESO, Ivan Bojicic, David Frew, Quentin Parker

Este collage muestra 22 nebulosas planetarias individuales dispuestas de forma artística en un orden aproximado según su tamaño físico. El tamaño de cada nebulosa se ha calculado a partir de la nueva escala de distancias propuestas en este estudio, que es aplicable a nebulosas de todo tipo de formas, tamaños y brillos. La nebulosa planetaria más grande que se conoce tiene casi 20 años-luz de diámetro y cubriría la imagen entera a esta escala. Créditos: ESA/Hubble & NASA, ESO, Ivan Bojicic, David Frew, Quentin Parker. 

Un equipo de astrónomos ha publicado un nuevo método para determinar distancias precisas a las miles de nebulosas planetarias dispersas por nuestra Galaxia. A pesar de su nombre, las nebulosas planetarias no tienen nada que ver con planetas. Fueron denominadas así por los primeros astrónomos cuyos telescopios las mostraban como brillantes discos circulares.

Ahora sabemos que las nebulosas planetarias son la etapa final de la actividad de estrellas como nuestro Sol. Cuando alcanzan el final de sus vidas estas estrellas expulsan la mayor parte de su atmósfera al espacio, quedando un denso núcleo caliente. La luz de este núcleo provoca que la nube de gas en expansión brille con diferentes colores a medida que crece, apagándose a lo largo de decenas de miles de años. Hay miles de nebulosas planetarias sólo en nuestra Galaxia que han sido intensamente estudiadas, pero los científicos han sufrido para medir una de sus propiedades clave: su distancia.

El Dr David Frew, director de la investigación, afirma: “Durante muchas décadas medir distancias a nebulosas planetarias galácticas ha sido un problema serio, casi inabordable, debido a la naturaleza extremadamente variada de las  propias nebulosas y de sus estrellas centrales. Pero averiguar esas distancias es crucial si queremos comprender su verdadera naturaleza y sus propiedades físicas”.

La solución presentada por los astrónomos es a la vez simple y elegante. Su método necesita sólo de la estimación del debilitamiento del brillo del objeto (causado por gas y polvo interestelares que la luz encuentra en su camino hacia la Tierra), el tamaño proyectado del objeto en el cielo y una medida de lo brillante que es el objeto.  La “relación superficie-brillo” resultante ha sido calibrada usando más de 300 nebulosas planetarias cuyas distancias habían sido determinadas de forma independiente y fiable. El profesor Quentin Parker explica que “la técnica básica no es nueva pero lo que hace original este trabajo es la utilización de las medidas más sofisticadas y fiables de esas tres propiedades cruciales”.

[Noticia completa]

Actualizado ( Miércoles, 25 de Noviembre de 2015 11:03 )   http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=6976%3Afantasmagoricas-y-bellas-las-nebullosas-planetarias-adquieren-una-mayor-presencia-fisica&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

Lo que deseamos ver y lo que realmente vemos

Posted on Actualizado enn

Lo que deseamos ver y lo que realmente vemosMarcelo-Mojica-Gundlach

Por Marcelo Mojica Gundlach (Cochabamba, Bolivia) – icarosbo@gmail.com

Continuaremos hablando sobre las nebulosas planetarias. Ahora nuestra invitada especial es una nebulosa que lleva un nombre enigmático…”El fantasma de Júpiter”, conocida en “nuestra guilde” como NGC 3242.   Esta nebulosa planetaria es muy famosa por tener casi el mismo diámetro del planeta Júpiter, por lo menos la parte visible al ojo humano. Cuando se la observa, se nota una tonalidad azul verdoso y no es fácil ponerla a foco cuando se es principiante, por lo que se aconseja poner a foco alguna estrella y recién observarla. Se debe hacer notar que las nebulosas están siendo cada vez más difícil de observarlas porque las luces de la ciudad están perjudicando muchísimo, pronto requeriremos filtros O-III y telescopios de mayor apertura. Veremos y esperemos a ver qué sucede.   Por el momento podemos disfrutar de muchos objetos celestes en nuestros cielos, así que aprovechemos de hacerlo!!!.

Vamos a lo que nos interesa: NGC 3242…Esta nebulosa fue descubierta por William Herschel el 7 de febrero de 1785 y fue su hijo John quien la clasificó en su “New General Calalog”.

Mojica_fantasma-de-Jupiter-Herschel empezó a prestar más atención a este tipo de nebulosas, pues, como dijimos en un anterior artículo, las posiciones de éstas en el cielo eran muy variadas y no solamente en la región zodiacal, como en el caso de los planetas. Pronto se dio cuenta de que no eran planetas, como pensaba al inició de sus descubrimientos nebulares, por lo que dedujo que se trataban de sistemas solares es estado de formación.   Nuevamente nuestro gran Herschel se equivocaba! Pero la ciencia es así y avanza poco a poco.   No nos brinda la posibilidad de descubrir todos sus secretos a la vez, los muestra dosificadamente. Lo que sí debemos detenernos a pensar un poco es que no tenemos que dar juicios de valores precipitadamente, sino estudiar con más atención un determinado fenómeno y siempre guiándonos con el método científico y no especulando. Pero tampoco debemos juzgar el trabajo de otros con mente cerrada.

El aficionado encontrará que esta nebulosa es muy fácil de observar con un telescopio de 10 cm de apertura. Obviamente la visión de ésta mejora mucho a medida que aumentamos la apertura del instrumento, como también cuando utilizamos oculares de 6 o 9mm.

Cuando observamos una de estas nebulosas, no debemos olvidar que estamos viendo los restos de una explosión Nova de un remoto pasado. También debemos recordar que estos cascarones brillantes solamente son visibles unos 50.000 años, lo cual es muy poco tiempo, astronómicamente hablando. El poder ser testigo de los restos de una estrella que ya va terminando su existencia es cautivador. El hecho mismo de observar un objeto lejano que forma parte del Cosmos en silencio, y mejor aun si el aficionado está solo, da una sensación de conexión con la creación. Estar bajo las estrellas sentado con el ojo pegado al ocular descubriendo las maravillas existentes arriba y muy fuera de los problemas mundanos de este pequeño planeta, nos lleva a meditar sobre la vida y valorar la naturaleza.   Si nos imaginamos empezando un viaje hacia una de estas nebulosas y salimos del planeta Tierra, que se va haciéndose cada vez más y más pequeño, hasta que solamente observamos al Sol, nos damos cuenta que todos los problemas de la gente, y la gente misma, desaparecen y sólo quedan los objetos celestes que se muestran en todo su esplendor. La astronomía nos enseña lo pequeños que somos respecto al Universo…Mojica_carta1_NGC3242Para poder localizar a esta nebulosa, tenemos que partir de la estrella Alphard, que es la estrella más brillante de la constelación Hidra o Hydra, y por ello recibe la designación de Alfa Hydrae según Bayer. Se la puede localizar fácilmente, pues forma un triángulo enorme con las estrellas Procyon, Alfa Can Menor, y Régulus, Alfa Leo, según se muestra en la carta de la derecha.   La carta se debe rotar según cómo aparecen las estrellas sobre su cielo. Una vez que se ha ubicado Alphard, pasamos a identificar las estrellas: nu (ν), lamda (λ) y mu (μ) de la Hydra. Estas estrellas son apenas visibles desde la ciudad, por lo que se aconseja ayudarse con binoculares.  Mojica_carta2_NGC3242

También ayuda si buscamos un lugar oscuro y sin luces directas de la calle. La estrella lamda es de color rojo anaranjada y forma un ángulo recto respecto a las estrellas nu y mu, tal y como se muestra en la figura de la izquierda. Cuando se ha llegado a reconocer la región en la que se debería encontrar la nebulosa, apunte el telescopio hacia ella y disfrútela, haga dibujos, añada sus comentarios y pasen un momento disfrutando de las maravillas que nos ofrece el cielo nocturno. Ahora que los cielos ya se están despejando, es hora de desempolvar los telescopios, binoculares y cámaras, planificar las noches de observación y darnos esos momentos que necesitamos para estar con nosotros mismos.

Si tienen preguntas sobre diferentes objetos celestes o si desean que hagamos un pequeño artículo sobre alguno en especial, no duden en escribirnos. Hasta la siguiente semana…