Nebulosa de Orión

Objetos subestelares en la nebulosa de Orión

Posted on

El Hubble encuentra objetos subestelares en la nebulosa de Orión

por Amelia Ortiz · Publicada 23 enero, 2018 ·
23/1/2017 de Hubble site


Esta imagen forma parte de un estudio con el telescopio espacial Hubble de estrellas de masa baja, enanas marrones y planetas en la nebulosa de Orión. Cada símbolo identifica una pareja de objetos, que pueden verse en el centro del círculo como un solo punto de luz. El círculo interno más grueso representa al cuerpo primario, y el círculo exterior más delgado indica el compañero. El código de colores de los círculos es rojo para los planetas, naranja para las enanas marrones y amarillo para las estrellas. Crédito: NASA , ESA, y G. Strampelli (STScI).

En una búsqueda profunda sin precedentes de objetos pequeños, poco brillantes, en la nebulosa de Orión, un equipo de astrónomos ha descubierto la mayor población de enanas marrones dispersas entre estrellas recién nacidas conocida hasta ahora. Mirando los alrededor de las estrellas objeto del estudio, los investigadores no solo encontraron varias compañeras enanas marrones de masa muy baja, sino también tres planetas gigantes. Incluso hallaron un ejemplo de planeta binario, en el que dos planetas se encuentran en órbita uno alrededor del otro en ausencia de una estrella progenitora.

Las enanas marrones son una clase rara de objetos celestes que poseen masas tan bajas que sus núcleos nunca alcanzan la temperatura suficiente como para mantener la fusión nuclear, proceso que da energía a las estrellas. Por el contrario, la enanas marrones se enfrían y pierden brillo a medida que envejecen. A pesar de su masa baja, las enanas marrones proporcionan datos importantes para comprender cómo se forman las estrellas y los planetas, y puede que se trate de los objetos más comunes de nuestra Vía Láctea.

Como las enanas marrones son más frías que las estrellas, los astrónomos emplearon el telescopio espacial Hubble para identificarlas por la presencia de agua en sus atmósferas. El equipo de investigadores identificó 1200 estrellas rojizas candidatas, divididas en dos grupos diferenciados: las que tenían agua y las que no. Además buscaron objetos compañeros de estas 1200 estrellas, encontrando un gran número de ellos.

Al final, los investigadores hallaron 17 candidatas a ser enanas marrones compañeras de estrellas enanas rojas, una pareja de enanas marrones y una enana marrón con un compañero planetario. Además identificaron tres compañeros posiblemente con masa planetaria: uno asociado con una enana roja, otro asociado a una enana marrón y un tercero asociado a otro planeta.

[Fuente]

Anuncios

Nebulosa de Orión: su vida secreta

Posted on

La vida secreta de la nebulosa de Orión PDF E-mail
17/5/2016 de Max Planck Institute for Astronomy Heidelberg

Birthplace of the suns: The integral-shaped filament, the two star clusters above the filament, and cloud L1641 in the south can be seen on these images of the Orion A star formation region. The picture on the left shows a density map compiled with data from the Herschel space telescope, the one on the right an infrared image taken by the WISE space telescope. The photo in the centre is a combination of both images.

El filamento con la forma del signo matemático de la integral, los dos cúmulos estelares sobre el filamento y la nube L1641 en el sur pueden verse en estas imágenes de la región de formación estelar de Orión. La imagen de la izquierda muestra un mapa de densidad compilado con datos del telescopio espacial Herschel; la derecha es una  imagen en el infrarrojo tomada por el telescopio espacial WISE. La imagen del centro es una combinación de las dos. Crédito: A. M. Stutz / MPIA.

 

El espacio es testigo de un flujo constante de nacimientos estelares. Y cúmulos enteros de estrellas a menudo se forman al mismo tiempo, y en un periodo relativamente corto. Amelia Stutz y Andrew Gould, del Instituto Max Planck de astronomía de Heidelberg, han propuesto un mecanismo nuevo para explicar esta formación rápida. Los científicos han estudiado un filamento de gas y polvo que también incluye la bien conocida nebulosa de Orión.

La formación de estrellas es básicamente un proceso simple: coges una nube muy fría de gas hidrógeno y una pizca de polvo y dejas que el sistema evolucione. En el espacio de unos pocos millones de años, las regiones suficientemente frías colapsarán sobre sí mismas por su propia gravedad y formarán nuevas estrellas. Las nubes más grandes sobreviven más tiempo. En ellas nacen simultáneamente cúmulos estelares enteros, formando soles muy masivos. Pero, ¿cómo es posible que se formen tantas estrellas (del orden de centenares o miles) en aproximadamente 30 millones de años? En términos astronómicos, se trata de un intervalo muy corto.

Amelia Stutz y Andrew Gould han buscado una respuesta teniendo en cuenta los efectos de los campos gravitatorio y magnético. Para comprobar su teoría, realizaron una investigación detallada de una estructura con forma de filamento, que incluye la nebulosa de Orión en la sección central. Los datos demostraron que los campos magnético y gravitatorio tienen aproximadamente el mismo efecto sobre el filamento. A partir de aquí, los dos astrónomos desarrollaron un escenario en el que el filamento es una estructura flexible, que está ondulando. Los modelos habituales de formación de estrellas, por otro lado, están basados en nubes de gas que colapsan sobre su propia gravedad.

Las posiciones de los cúmulos de estrellas sugieren que el filamento originalmente se extendía mucho más hacia el norte que hoy en día. Durante millones de años, parece haberse formado un cúmulo de estrellas tras otro, empezando desde el norte. Y cada cúmulo de estrellas finalizado ha esparcido la mezcla de gas y polvo que lo rodeaba, con el paso del tiempo.

[Noticia completa]

Actualizado ( Martes, 17 de Mayo de 2016 11:03 )   http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7490%3Ala-vida-secreta-de-la-nebulosa-de-orion&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es