Midiendo un terremoto

Informe referido al terremoto de Chile

Posted on Actualizado enn

Ubicado en el borde suroriental del Anillo de Fuego del Pacífico, Chile no es ajeno a los terremotos y tsunamis. El terremoto más fuerte fue registrado allí en 1960, y por lo menos tres “grandes” terremotos han afectado el país desde 2000. El más reciente ocurrió el 16 de septiembre de 2015, cuando un terremoto de magnitud 8,3 golpeó cerca de la costa de Chile central a lo largo de la frontera de las placas tectónicas Nazca y Sudamericana.

Bautizado como el terremoto de Illapel, el temblor duró menos de tres minutos y propulsa una onda de tsunami de 4,5 metros que impacta en Coquimbo y otras áreas costeras. Las olas del tsunami más pequeños corrieron a través del Pacífico y llegaron a las costas de Hawai y otras islas. El terremoto y el tsunami causaron daño substancial en varias localidades costeras chilenas, y se han reportado por lo menos 13 muertes. Aún así, los exigentes códigos de construcción, de prevención y seguridad evitaron una mayor pérdida de vidas y de daños a la propiedad es mucho menor que en otros más pequeños terremotos ocurridos en el mundo (como los de Nepal o Haití).

Los mapas de arriba muestran cómo la tierra se movió a mediados de septiembre, según lo observado por el satélite Copérnico Sentinel-1A, que es operado por la Agencia Espacial Europea y además, registrados por las estaciones terrestres para el servicio geológico de los Estados Unidos. Sentinela-1A lleva un instrumento de radar (SAR) que emite señales de radio hacia la tierra y mide los reflejos para determinar la distancia entre la Tierra y el satélite. Al comparar las mediciones realizadas el 24 de agosto y del 17 de septiembre: Cunren Liang, Eric Fielding y otros investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) fueron capaces de determinar cómo la superficie de la tierra cambió durante y después del terremoto.

Fuente: http://go.nasa.gov/1O5xFBG