KIC 8462852

¿Será la explicación final?

Posted on

¿Por fin una explicación para la “megaestructura alienígena”?
13/1/2017 de Universe Today / MNRAS

Artist’s impression of an orbiting swarm of dusty comet fragments around Tabby’s Star. Could these be responsible for its peculiar dips in brightness or is there a biological reason? A small red dwarf star (above, left) lies near Tabby’s. Credit: NASA/JPL-Caltech

Ilustración de artista que muestra un enjambre de fragmentos polvorientos de cometas en órbita alrededor de la estrella de Tabby. El nuevo estudio sugiere que la estrella podría haberse tragado un planeta o varios cuerpos más pequeños en el pasado. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

 

En 2015 un equipo de astrónomos sacudió el mundo al anunciar que la misión Kepler había detectado una extraña y repentina caída del brillo de la estrella  KIC 8462852 (también conocida como estrella de Tabby). El anuncio fue seguido por estudios adicionales que demostraron que la estrella parecía estar disminuyendo de brillo con el paso del tiempo. Todo esto suscitó una gran cantidad de especulaciones, con posibilidades que iban desde grandes asteroides y un disco de escombros a la existencia de una megaestructura alienígena a su alrededor.

Ahora un equipo de investigadores de las universidades de Columbia y California Berkeley sugiere que el extraño parpadeo de la estrella podría ser el resultado de un planeta que fue consumido en algún momento del pasado. Esto habría producido un intenso aumento en brillo del que la estrella se está recuperando ahora; y los restos de este planeta podrían encontrarse pasando por delante de la estrella, provocando las caídas de brillo periódicas.

Estudios anteriores han demostrado que el brillo de la estrella disminuyó un 14% entre los años 1890 y 1989, y un 3% más durante los cuatro años que la misión espacial Kepler la estuvo observando continuamente. Aplicando un método clásico para el cálculo de las órbitas de planetas basado en su excentricidad e inclinación (el mecanismo Kozai), los investigadores intentaron explicar el comportamiento de  KIC 8462852, llegando a la conclusión de que la estrella posiblemente consumió un planeta (o varios) en el pasado, probablemente hace unos 10 000 años. Este proceso habría causado un aumento temporal del brillo del cual la estrella se está recuperando, volviendo al nivel normal (lo que explicaría la tendencia a largo plazo).

Determinaron además que las caídas periódicas del brillo podrían deberse a restos del planeta que pasan en órbitas de excentricidad alta por delante de la estrella, explicando así los cambios repentinos detectados. Sus cálculos indican también que se trató de un planeta del tamaño de Júpiter o de un gran número de objetos más pequeños (de 1km de diámetro). Esta última posibilidad es más atractiva ya que un gran número de objetos habría producido un campo de escombros más acorde con el ritmo de caída del brillo observado.

[Noticia completa]

Actualizado ( Viernes, 13 de Enero de 2017 10:33 )  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=8078%3Aipor-fin-una-explicacion-para-la-qmegaestructura-alienigenaq&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es
Anuncios

Más intrigas sobre una misteriosa y rara estrella

Posted on

La estrella más misteriosa de nuestra galaxia es más rara de lo que pensaban los astrónomos PDF Imprimir E-mail
4/10/2016 de Carnegie Science /  The Astrophysical Journal

Caption: This artist’s conception shows a star behind a shattered comet. One of the theories for KIC 8462852’s unusual dimming is the presence of debris from a collision or breakup of a planet or comet in the star’s system, creating a short-term cloud that blocks some starlight. Image is courtesy of NASA/JPL-Caltech.

Esta ilustración de artista muestra una estrella detrás de un cometa fragmentado. Una de las teorías para explicar la inusual caída de brillo de KIC 8462852 es la presencia de escombros resultantes de la colisión o destrucción de un planeta o cometa en el sistema de la estrella, que habría creado una nube temporal que bloquea parte de la luz estelar. Imagen cortesía de NASA/JPL-Caltech.   

Una estrella conocida por el aburrido nombre de KIC 8462852, en la constelación del Cisne, ha estado provocando asombro durante el año pasado tanto dentro como fuera de la comunidad científica. En 2015 un equipo de astrónomos anunció que la estrella había sufrido una serie de caídas breves en su brillo, no periódicas, mientras era monitorizada con el telescopio espacial Kepler, y nadie podía imaginar qué era lo que las provocó. Ahora un estudio nuevo de Josh Simon (Carnegie) y Ben Montet (Caltech) ha hecho el misterio todavía más profundo.

Las especulaciones para explicar las caídas del brillo de KIC 8462852 han ido desde un gran grupo inusual de cometas en órbita alrededor de la estrella, a una megaestructura alienígena. En general, las estrellas puede parecer que pierden brillo debido a que un objeto sólido como un planeta o una nube de polvo y gas, pasa entre ella y el observador, eclipsando y disminuyendo su resplandor por un tiempo. Pero el patrón errático de caída abrupta y recuperación de KIC 8462852 no se ha visto en ninguna otra estrella.

Animados por la controvertida afirmación en otros estudio de que el brillo de la estrella había disminuido un 14 por ciento entre 1890 y 1989, Montet y Simon decidieron investigar su comportamiento en una serie de imágenes de calibración de Kepler que no se habían utilizado anteriormente para las medidas científicas. Encontraron que durante los primeros tres años de la misión Kepler, KIC 8462852 se debilitó casi un 1 por ciento. Su brillo cayó entonces un extraordinario 2 por ciento en sólo seis meses, permaneciendo en ese nivel durante los seis meses finales de la misión. La pareja comparó entonces esto con más de 500 estrellas parecidas observadas con Kepler y descubrió que una pequeña fracción de ellas mostraba un debilitamiento parecido al observado en KIC 846285 durante los primeros tres años de imágenes de Kepler. Sin embargo, ninguna exhibía la dramática caída en solo seis meses, o un cambio total en brillo del 3 por ciento.

“El cambio de brillo estable de KIC 8462852 es bastante asombroso”, comenta Montet. “Nuestras medidas extremadamente precisas durante cuatro años demuestran que la estrella realmente está perdiendo brillo con el paso del tiempo. No existen precedentes de que este tipo de estrellas se apague lentamente durante años, y no encontramos nada parecido en los datos de Kepler”.

Los astrónomos se empiezan a quedar sin ideas para explicar el comportamiento del brillo de KIC 8462852 y los resultados nuevos lo ponen todavía más difícil. Simon y Montet creen que la mejor explicación para la drástica caída del brillo en seis meses sería el choque o destrucción de un planeta o cometa en el sistema de la estrella, creando una nube temporal de polvo y escombros que bloquearía parte de la luz de la estrella. Sin embargo, esto no explicaría la caída de brillo a largo plazo observada durante los tres primeros años de Kepler y sugerida por medidas de la estrella que se remontan al siglo XIX.

[Noticia completa]

Actualizado ( Martes, 04 de Octubre de 2016 11:01 )  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7831%3Ala-estrella-mas-misteriosa-de-nuestra-galaxia-es-mas-rara-de-lo-que-pensaban-los-astronomos&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

Nuevo estudio sobre KIC 8462852

Posted on

Un nuevo estudio atribuye a causas naturales, y no a actividad alienígena, el comportamiento de la estrella KIC 8462852 PDF Imprimir E-mail
10/5/2016 de Vanderbilt University /  Astrophysical Journal

Cascading comets around a distant star (NASA/JPL/Caltech)

Ilustración de artista de cometas cayendo en cascada alrededor de una estrella lejana. Crédito: NASA/JPL/Caltech.

 

Un nuevo estudio hace todavía menos probable que la estrella KIC 8462852 sea el hogar de una industriosa civilización que la está rodeando gradualmente bajo una gran cubierta llamada esfera de Dyson. La estrella, que se encuentra a unos 1480 años luz en la constelación del Cisne, muestra fluctuaciones inusuales en la luz emitida por esta estrella de tipo F (ligeramente mayor y más caliente que el Sol), y por lo demás completamente normal. La más notable de estas fluctuaciones consiste en docenas de caídas de brillo irregulares y no naturales que parecieron durante un periodo de 100 días, indicando que un gran número de objetos de forma irregular había pasado por delante de la estrella y había bloqueado temporalmente parte de la luz procedente de ella.

Los científicos de Instituto SETI no encontraron pruebas de señales en radio de origen artificial. Pero un estudio de la Universidad Estatal de Lousiana anunció que la estrella había perdido un 20 por ciento de su brillo durante el último siglo, un descubrimiento particularmente difícil de explicar por medios naturales, pero de acuerdo con la idea de que los alienígenas estuvieran convirtiendo gradualmente el material del sistema planetario de la estrella en megastructuras gigantes que han estado absorbiendo cantidades cada vez mayores de energía de la estrella durante más de un siglo.

Sin embargo, ahora un nuevo trabajo ha estudiado con detenimiento las observaciones sobre las que se basaba dicha investigación, concluyendo que no hay pruebas creíbles de que el brillo de la estrella haya ido cambiando paulatinamente durante ese periodo. El trabajo de la Universidad de Lousiana se basó en el análisis de las imágenes registradas en las más de 500 000 placas fotográficas de cristal tomadas por los astrónomos del Observatorio Harvard entre 1885 y 1993, que actualmente están siendo digitalizadas en la base de datos DASCH. El estudiante de doctorado Michael Lund la Universidad de Vanderbilt se preguntó si la aparente pérdida de brillo durante 100 años de la estrella podría simplemente ser resultado de que las observaciones fueron realizadas con los distintos telescopios y cámaras diferentes que fueron utilizados durante el siglo pasado.

“Cuando realizas investigaciones de archivo que combinan información de varias fuentes diferentes, hay límites en la precisión de los datos que debes de tener en cuenta”, comenta Keivan Stassun, director de tesis de Lund. “En este caso estudiamos las variaciones en el brillo de varias estrellas comparables en la base de datos DASCH y encontramos que muchas de ellas experimentaron una caída similar en la década de 1960. Eso indica que las caídas fueron causadas por cambios en la instrumentación y no por cambios en el brillo de la estrella”.

[Noticia completa]

Actualizado ( Martes, 10 de Mayo de 2016 10:56 )   http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7462%3Aun-nuevo-estudio-atribuye-a-causas-naturales-y-no-a-actividad-alienigena-el-comportamiento-de-la-estrella-kic-8462852&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

No detectan pulsos láser de KIC 8462852

Posted on

No detectan pulsos láser extraterrestres procedentes de KIC 8462852
11/12/2015 de SETI International / The Astrophysical Journal Letters

For an artist’s representation of a crumbling Dyson sphere orbiting KIC 8462852, see http://bit.ly/1HTvkdd.

Ilustración de artista de la rotura de una esfera de Dyson alrededor de la estrella KIC 8462852. Crédito: Danielle Futselaar/SETI International.

 

La estrella anómala KIC 8462852 ha intrigado a los astrónomos con su cambio de brillo errático haciendo que algunos especulen que tiene en órbita una estructura masiva construida por una civilización extraterrestre. Para evaluar esta posibilidad, los científicos han buscado pulsos breves de láser procedentes de la estrella lejana, sin encontrar ninguno.

“La hipótesis de una megaestructura alrededor de KIC 8462852 se está viniendo abajo rápidamente”, afirma Douglas Vakoch, presidente de SETI International. “No encontramos ninguna prueba de que exista una civilización avanzada enviando señales láser intencionadas hacia la Tierra”, explica.

El experimento fue coordinado por SETI International, una nueva organización de investigación y educativa dedicada al desarrollo de estrategias innovadoras en astrobiología y la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI de sus iniciales en inglés) incluyendo SETI Activo, en el que se envían señales intencionadas hacia otras estrellas para provocar una respuesta.

Durante seis noches entre el 29 de octubre y el 28 de noviembre de 2015 los científicos buscaron pulsos de hasta una mil millonésima de segundo en el Observatorio SETI Óptico de Boquete en Panamá, empleando un telescopio newtoniano de 0.5m. El telescopio relativamente pequeño del observatorio empleó un método de detección único  que es especialmente sensible frente a las señales en forma de pulsos. Si unos hipotéticos extraterrestres hubieran dirigido pulsos intencionados de láser en el espectro visible hacia la Tierra, el Observatorio de Boquete podría haberlos detectado siempre que hubiesen superado el nivel mínimo detectable por el sistema. “Dada la gran distancia a KIC 8462852 de casi 1500 años-luz, una señal recibida hoy en día en la Tierra habría abandonado la estrella poco después de la caída del imperio romano”, comenta Marlin Schuetz, director del Observatorio de Boquete.

Durante las tres noches en que se realizaron las observaciones SETI desde Panamá,  KIC 8462852 fue observada simultáneamente en  señales de radio de banda estrecha con el AllenTelescope Array. Y como en el caso de las observaciones en el óptico, no se detectaron señales.

[Noticia completa]

Actualizado ( Viernes, 11 de Diciembre de 2015 10:00 )  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7029%3Ano-detectan-pulsos-laser-extraterrestres-procedentes-de-kic-8462852&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es