Gaia

También cazadora de asteroides

Posted on

Gaia se convierte en cazadora de asteroides
25/1/2017 de ESA

 

Asteroid Gaia-606 on 26 October 2016. Credit: Observatoire de Haute-Provence & IMCCE

El asteroide Gaia-606 el 26 de octubre de 2016. Crédito:  Observatoire de Haute-Provence & IMCCE.
Aunque es famosa por sus sondeos de estrellas y por cartografiar la Vía Láctea en tres dimensiones, la misión Gaia de ESA tiene más cuerdas en su arco. Entre ellas, su contribución al estudio de los asteroides dispersos por el Sistema Solar. Ahora, por vez primera, Gaia no sólo está proporcionando información crucial para entender asteroides conocidos, también ha empezado a buscar nuevos, hasta ahora desconocidos por los astrónomos.

Desde que empezó sus operaciones científicas en 2014, Gaia ha jugado un importante papel en el estudio de los objetos del Sistema Solar. Este nunca fue el objetivo principal de Gaia (que es el de realizar un mapa con mil millones de estrellas, aproximadamente el 1% de la población estelar de nuestra galaxia) pero es un producto colateral valioso. Las observaciones de Gaia de asteroides conocidos ya han proporcionado datos que han sido empleados para caracterizar las órbitas y propiedades físicas de estos cuerpos rocosos con más precisión que nunca.

“Todos los asteroides que hemos estudiado hasta ahora ya eran conocidos por la comunidad astronómica”, explica Paolo Tanga (Observatoire de la Côte d’Azur). Estos asteroides fueron identificados como manchas en los datos de Gaia que estaban presentes en una imagen y ausentes en otra tomada poco después, sugiriendo que se trataba de objetos que se estaban desplazando respecto a las estrellas, más lejanas. Una vez identificados, los objetos en movimiento de los datos de Gaia son comparados con las órbitas de asteroides conocidos para identificar al asteroide. “Ahora”, continúa Tanga, “por primera vez estamos hallando objetos en movimiento que no coinciden con ninguna estrella o asteroide catalogado”.

El primer asteroide que Gaia ha descubierto es uno apenas visible, que fue inicialmente llamado Gaia-606, y luego renombrado como 2016 UV56. Fue descubierto en octubre de 2016, cuando los datos de Gaia mostraron una fuente poco brillante en movimiento. Los astrónomos inmediatamente se pusieron a trabajar y consiguieron predecir la nueva posición del asteroide visto desde tierra durante unos pocos días. Luego, en el observatorio de la Alta Provenza se pudo detectar el asteroide apuntando a las posiciones previstas, comprobándose que no coincidía con ningún objeto del Sistema Solar catalogado anteriormente.

[Noticia completa]

 Actualizado (Miércoles 25 de Enero de 2017)  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=8105%3Agaia-se-convierte-en-cazadora-de-asteroides&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

Anuncios

Dos estrellas más brillantes de lo normal

Posted on

Gaia espía dos estrellas temporalmente intensificadas PDF Imprimir E-mail
2/11/2016 de ESA

Light curve of binary microlensing event detected by Gaia. Credit: ESA/Gaia/DPAC, P. Mroz, L. Wyrzykowski, K.A. Rybicki (Warsaw)

Curva de luz del episodio de microlente gravitatoria binaria detectado por Gaia. Crédito: ESA/Gaia/DPAC, P. Mroz, L. Wyrzykowski, K.A. Rybicki (Varsovia).

 

Mientras explora el cielo para medir la posición de más de mil millones de estrellas de nuestra Galaxia, el satélite Gaia de ESA ha detectado dos ejemplos raros de estrellas cuya luz fue temporalmente intensificada por otros objetos celestes que cruzaban por su línea visual. Una de estas estrellas se espera que vuelva a incrementar pronto su brillo. Las medidas de Gaia serán importantes para conocer más acerca de estas “lupas” cósmicas.

Los dos episodios fueron identificados en julio y agosto de 2016, por el equipo de alertas de ciencia fotométrica de Gaia, que escudriña los datos de Gaia buscando fuentes astronómicas que son, durante un breve periodo de tiempo, mucho más brillantes de lo normal. Hasta ahora el equipo ha detectado más de mil fuentes transitorias, la mayoría de las cuales son estrellas que están sufriendo una gran explosión o explosiones de supernova que marcan el final de la vida de una estrella. Pero en raras ocasiones, existe otro fenómeno que puede producir un aumento repentino en el brillo de una estrella: la gravedad de otros objetos celestes que pasan por casualidad entre la estrella y el observador.

Según la teoría general de la relatividad de Einstein, la gravedad hace que objetos masivos como planetas, galaxias o agujeros negros, doblen el tejido del espacio-tiempo. Esto también distorsiona los caminos de los rayos de luz que pasan cerca. Cuando un objeto tan masivo se encuentra exactamente alineado entre una fuente lejana de luz y un observador, actúa como una lente gravitatoria y el observador puede ver un aumento dramático (y luego un descenso) en el brillo de la fuente, algo parecido a lo que observamos con una lupa. Este fenómeno se llama microlente gravitatoria.

El episodio de julio parece haber sido producido por una estrella o un agujero negro. El de agosto es más misterioso. En vez de un solo incremento y descenso, la estrella ha sufrido dos picos consecutivos de brillo y luego se debilitó durante unas pocas semanas. Más tarde mostró un súbito incremento hasta magnitud 12 y declinó rápidamente de nuevo. “Ese patrón complicado sugiere que la estrella no está siendo afectada por un solo objeto sino por un sistema binario”, comenta  Przemek Mróz (Observatorio Astronómico de Varsovia).

[Noticia completa]

Actualizado ( Miércoles, 02 de Noviembre de 2016 10:38 )   http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7907%3Agaia-espia-dos-estrellas-temporalmente-intensificadas&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es