estallido rápido en radio

A la caza de los estallidos de radio

Posted on

ASKAP dominará la caza de los estallidos en radio

por Amelia Ortiz · Publicada 23 mayo, 2017 ·
23/5/2017 de CSIRO /  The Astrophysical Journal Letters


El radiotelescopio Australian Square Kilometre Array Pathfinder del CSIRO, en una imagen nocturna, con la Vía Láctea al fondo. Crédito: Alex Cherney/terrastro.com.

Un telescopio del CSIRO ha descubierto su primer estallido rápido en radio en el espacio menos de cuatro días después de empezar la búsqueda. El descubrimiento llegó tan rápido que el telescopio, el ASKAP (Australian Square Kilometre Array Pathfinder), instalado en Geraldton, en Australia Occidental, parece destinado a convertirse en un campeón mundial en esta área altamente competitiva de la astronomía.

Los ‘estallidos rápidos en radio’ son breves picos de emisión de ondas de radio que duran unos pocos milisegundos. Parecen proceder de potentes fenómenos que se producen a miles de millones de años-luz de distancia, pero qué  los causa es todavía un misterio. El primero fue descubierto en 2007 y desde entonces sólo se han encontrado dos docenas.

El descubrimiento del nuevo estallido, FRB170107, fue realizado por el DR. Keith Bannister y sus colaboradores del CSIRO, Curtin University y el International Centre for Radio Astronomy Research (ICRAR) mientras utilizaban sólo ocho de las 36 antenas que tiene el telescopio ASKAP. “Podemos esperar que detectaremos uno cada dos días cuando utilicemos 12 antenas, nuestro número estándar actual”, explica el Dr. Bannister.

Para realizar la detección más reciente, los investigadores emplearon una estrategia inusual. “Convertimos el telescopio en el Sauron del espacio, el ojo que todo lo ve”, explica el Dr. Bannister refiriéndose al señor oscuro de “El Señor de los Anillos” de Tolkien. Normalmente todas las antenas de ASKAP apuntan hacia una parte del cielo. Pero puede hacerse que cada una apunte en una dirección ligeramente distinta, como los segmentos del ojo de una mosca. Esto multiplica la cantidad de cielo que el telescopio puede ver. Ocho antenas de ASKAP pueden ver 240 grados de una sola vez, unas mil veces el área de la luna llena.

El FRB170107 procedía del borde de la constelación de Leo. Parece haber viajado a través del espacio durante seis mil millones de años a la velocidad de la luz antes de chocar con el telescopio de Australia. El brillo de la explosión y su distancia aparente implican que la energía necesaria para producirlo fue enorme, lo que hace muy difícil explicarlo. “Hemos hecho que un problema difícil se haya convertido en más difícil aún”, comenta el Dr. Ryan Shannon (CSIRO, Curtin University, ICRAR).

[Fuente Noticia]

Último estallido rápido de radio

Posted on

El último estallido rápido en radio añade misterios sobre su origen

por Amelia Ortiz · Publicada 15 mayo, 2017 ·
15/5/2017 de Phys.org / CSIRO /  Monthly Notices of the Royal Astronomical Society


Imagen en banda VR con la cámara DECam del campo del FRB 150215. Los círculos azules representan el haz en radio del telescopio de Parkes (línea continua interior) y el error en la posición (línea a trazos exterior). Los círculos están centrados en donde apuntaba el telescopio Parkes cuando detectó el FRB 150215. No se halló ningún fenómeno transitorio en la banda i dentro de la región. Crédito: arXiv:1705.02911 [astro-ph.HE]

Un equipo internacional de astrónomos ha anunciado la detección de un nuevo estallido rápido en radio (FRB, de sus iniciales en inglés) y sus intentos por rastrear su fuente.

Los FRB son un fenómeno relativamente reciente para los científicos espaciales. Se trata de explosiones extremadamente breves de ondas de radio que proceden del espacio, pero los astrónomos no han sido capaces de explicar qué los origina. El nuevo estallido, denominado FRB 150215, fue inicialmente detectado por investigadores del telescopio Parkes en Nueva Gales del Sur (Australia).

La particularidad de este caso es que varios equipos estaban preparados para apuntar sus telescopios hacia el punto de origen del FRB poco después de ser detectado. Por desgracia, ninguno de ellos fue capaz de detectar nada que pudiera identificar su procedencia, ni siquiera dónde se produjo exactamente. Además, después de analizar los datos de los telescopios de seguimiento, los investigadores descubrieron que el FRB había tomado un camino interesante a través de la Vía Láctea hasta nosotros, una especie de agujero que antes de la detección del FRB era desconocido. Así pues, a pesar de que no han aprendido nada nuevo sobre el origen de los FRB en general, los investigadores sí han aprendido algo nuevo sobre nuestra galaxia.

La detección del FRB 150215 es la número 22 hasta la fecha, y ninguna de ellas posee una fuente identificable, lo que les convierte en uno de los grandes misterios de la ciencia espacial. El sentido común indica que encontrar un origen debería de ser relativamente sencillo, pues es necesario algo bastante grande para crear estos pulsos de radio tan intensos.  Se han propuesto varias teorías, entre las cuales algunas defienden que los FRB podrían aparecer mucho después que se produjese el fenómeno que los causa, de modo que tendría sentido monitorizar fenómenos en el cielo, como supernovas, y luego comprobar si se produce un FRB un tiempo después.

[Fuente Noticia]

Buscar estallidos rápido en radio

Posted on

Proponen la utilización de teléfonos móviles para buscar estallidos rápidos en radio

por Amelia Ortiz · 15 febrero, 2017
15/2/2017 de CfA / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society


Ilustración de artista de un FRB alcanzando la Tierra. Los colores representan la explosión llegando a diferentes longitudes de onda, con las longitudes de onda largas (rojo) llegando varios segundos después de las longitudes de onda cortas (azul). Este retraso se llama dispersión y se produce cuando las ondas de radio viajan a través del plasma cósmico. Crédito: Jingchuan Yu, Beijing Planetarium / NRAO.

Los estallidos rápidos en radio (FRB de sus iniciales en inglés) son breves explosiones que emiten en radio, durando solo una milésima de segundo, y cuyos orígenes son un misterio. Menos de dos docenas han sido identificados en la última década utilizando radiotelescopios gigantes como la antena de 300 m de Arecibo, Puerto Rico. De ellos, solo uno ha sido señalado como procedente de una galaxias a 3 mil millones de años-luz de distancia.

Los demás FRB también parecen provenir de galaxias distantes, pero no hay ninguna razón obvia por la cual no pueda producirse un FRB ocasionalmente también en nuestra galaxia la Vía Láctea. Si lo hiciera, los astrónomos sugieren que sería suficientemente “alto” como para que una red global de teléfonos móviles o pequeños receptores de radio lo pudieran “oír”.

“La búsqueda de estallidos rápidos en radio cercanos es una oportunidad para que los científicos ciudadanos ayuden a los astrónomos a encontrar y estudiar una de las especies más nuevas del zoo galáctico”, comenta Avi Loeb, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics (CfA). Los FRB han sido detectados en frecuencias de radio que coinciden con las utilizadas por los teléfonos móviles, Wi-Fi e instrumentos similares. Los consumidores podrían descargarse una aplicación gratuita que correría continuamente, monitorizando las frecuencias apropiadas y enviando los datos a una instalación de procesamiento central.

Aunque descubrir un FRB en la Vía Láctea puede exigir paciencia. Basándose en los pocos conocidos, Dan Maoz (Universidad de Tel Aviv) y Avi Loeb estiman que la aparición de un nuevo en nuestra galaxia tarda entre 30 y 1500 años. Aunque como se sabe que algunos son repetitivos, quizás durante décadas o siglos, podría haber uno vivo en la Vía Láctea hoy en día. Si es así, entonces podría tratarse de un evento anual o incluso semanal.

[Noticia completa]

El parpadeo de un Agujero Negro

Posted on

El resplandor de un estallido rápido en radio fue realmente el parpadeo de un agujero negro
6/4/2016 de CfA / Astrophysical Journal Letters

Observations by the NSF's Jansky Very Large Array, pictured here, show that a suspected fast radio burst afterglow is actually radio emission from an active galactic nucleus.

Las observaciones realizadas con el conjunto de telescopios Jansky Very Large Array (VLA) de la NSF demuestran que lo que se sospechaba que era el resplandor de un estallido rápido en radio es realmente emisión en radio de un núcleo galáctico activo. Crédito: CfA.

 

El pasado mes de febrero un equipo de astrónomos anunció la detección del resplandor de un misterioso fenómeno llamado estallido rápido en radio que habría permitido determinar la posición precisa del origen del estallido, un objetivo por alcanzar todavía en el estudio de estos fenómenos misteriosos. Las observaciones realizadas con posterioridad pusieron en duda este resultado. Ahora, una nueva investigación realizada por los astrónomos de Harvard Peter Williams y Edo Berger demuestra que las emisiones en radio que se pensaba que eran un destello se originaron realmente en el núcleo de una galaxia lejana y no tuvo relación con el estallido rápido en radio.

“Parte del proceso científico es investigar los descubrimientos para ver si se mantienen. En este caso parece que hay una explicación más mundana para las observaciones originales en radio”, comenta Williams.

Tal como sugiere su nombre, los estallidos rápidos en radio (o FRB de sus iniciales en inglés) son breves pero potentes estallidos de energía en radio que duran sólo unos pocos milisegundos. Los primeros fueron identificados en 2007. Su origen sigue siendo un misterio.  “Ni siquiera sabemos si proceden del interior de nuestra galaxia o si son extragalácticos”, explica Berger.

El evento designado FRB 150418 es el segundo que ha sido posible identificar en tiempo real. Las observaciones en radio mostraron un resplandor en radio que se iba apagando asociado con el FRB. El resplandor fue utilizado para relacionar el FRB con una galaxia situada a unos 6 mil millones de años luz de la Tierra. A finales de febrero y a lo largo de marzo, Williams y Berger investigaron con detalle la supuesta galaxia nodriza con el conjunto de radiotelescopios VLA. Si las observaciones iniciales hubieran correspondido a un resplandor, debería de haberse apagado ya por completo. Sin embargo encontraron una fuente en radio persistente cuya intensidad varía aleatoriamente en un factor tres, a menudo alcanzando niveles que coinciden con el brillo inicial encontrado para el supuesto resplandor. El estudio inicial también observó esta fuente pero desafortunadamente no captaron ninguna de las recuperaciones de su nivel de brillo.

La emisión se origina en un núcleo galáctico activo alimentado por un agujero negro supermasivo y no está relacionada con el FRB. Las variaciones que observamos desde la Tierra pueden deberse a un fenómeno de centelleo debido a los gases interestelares que hacen que un emisor en radio intrínsecamente estable parpadee, igual que la atmósfera de la Tierra provoca que las estrella titilen. La propia fuente podría también ser variable si el núcleo galáctico activo traga periódicamente más materia y sufre por ello aumentos de brillo.

[Noticia completa]

Actualizado ( Miércoles, 06 de Abril de 2016 10:59 )   http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=7341%3Ael-resplandor-de-un-estallido-rapido-en-radio-fue-realmente-el-parpadeo-de-un-agujero-negro&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es