El cometa Halley

Posted on

El tema que tocaré en este pequeño artículo se refiere al cometa Halley, tal vez el mas conocido por el público, por lo menos de nombre y uno de los motivos que hicieron que yo me interesase en la astronomía, al oír hablar a mi abuela del revuelo mundial que causó su aparición en 1910.

El cometa Halley, conocido oficialmente como 1P/Halley, es un cometa de período corto, se lo puede observar cada 76 años en promedio, aunque eso puede variar entre 74 y 79 años, por la influencia gravitacional de Júpiter y Saturno. Es uno de los pocos cometas a los que se podría aspirar a ver dos veces durante el transcurso de una vida humana.

También es relativamente grande, teniendo 15 Km de largo, 8 de ancho y 8 de alto, medidas que no son precisamente las de una reina de belleza (eso le da una forma de cacahuete), siendo su densidad bastante baja, unos 0.6 gr/cm3, lo que indica que flotaría si lo colocásemos en un recipiente lo suficientemente grande lleno de agua. Su albedo, es decir la porción de la luz recibida que refleja, es de 4 %, siendo un cuerpo muy oscuro, casi como el carbón, a pasar de que lo veamos brillante cuando anda en las cercanías del Sol.

La órbita del Halley es muy elíptica, con el Sol en uno de los focos de la elipse, siendo su distancia más corta a este astro, el perihelio, de 0.6 unidades astronómicas (1 UA = a la distancia del Sol a la Tierra, unos 150 millones de km), situándose entre las órbitas de Mercurio y Venus. La distancia mayor, el afelio, es de 35.3 UA, casi la distancia a Plutón. Como dato curioso, su órbita es retrógrada con respecto a la de los planetas y con una inclinación de 18º respecto a la eclíptica. Se periodo de rotación es de 52 horas.

Como todo cometa, al acercarse al Sol se calienta (su temperatura alcanza hasta los 77º C) y parte del material que lo compone se sublima (pasa de solido a gas directamente), lo que hace que se forme la coma y la cola. Del análisis de esos gases se concluye que su composición es como sigue: 80 % de agua, 17 % de monóxido de carbono, de 3 a 4 % dióxido de carbono, y el resto son trazas de hidrocarbonos, metano, amoníaco y acido hidrocianúrico.

Por lo general se cree que los cometas de período corto (menos de 200 años) provienen del cinturón de Kuiper, mientras que los de período largo provienen de la Nube de Oort. El Halley es atípico porque se cree que proviene de la Nube de Oort, siendo originalmente de período largo, pero habiendo sido capturado por la gravedad de los gigantes gaseosos, quedando atrapado en el interior del Sistema Solar.

A pesar de lo que se pueda creer, no fue Edmund Halley, astrónomo, matemático y físico ingles, el descubridor del cometa que lleva su nombre. Hay reportes que sitúan su observación desde el año 239 A.C. Halley lo que hizo fue determinar su período orbital en 1705, el primero en hacerlo para un cometa, lo que significó un enorme avance en el estudio de estos astros. Este gran astrónomo predijo su reaparición para 1757, pero este no se vio sino hasta Diciembre de 1758, (su órbita fue perturbada por los gigantes gaseosos), catorce años después de su muerte.

Durante su paso en 1986 varias sondas espaciales fueron a su encuentro, entre ellas la Giotto, lo que permitió estudiar su composición y tomar fotografías. Su próxima visita será en el año 2061 y me temo que muchos de nosotros no vamos a poder darle la bienvenida, igual que no pudo el propio Halley.

Su visita en 1910 merece una mención aparte, cuando se determino que la Tierra pasaría el 19 de Mayo a través de su cola, por un período de 6 horas, después que se comprobó, mediante el espectroscopio, que sus gases contenían cianógeno, un veneno muy activo.

Fue Camille Flammarion, un astrónomo francés, quien desató la polémica y el pánico al afirmar que “el gas cianógeno podría impregnar el ambiente y posiblemente apagar toda la vida en el planeta”, en un artículo publicado en el The New York Times. Bueno es destacar que en ese mismo artículo otros astrónomos negaban tal posibilidad.

En todo el mundo hubo cerca 400 suicidios por el temor a la extinción de la raza humana, mientras los estafadores y aprovechadores de siempre vendían píldoras y seguros anti-cometas. Las máscaras de gas se agotaron, las iglesias estaban repletas de fieles y la gente rezaba arrodillada en plena calle. Como suele suceder con esos anuncios catastróficos, no paso nada, debido a que la densidad del gas de la cola de un cometa es tan pequeña que no puede causar ningún daño, pero la impresión causada por el miedo quedó en el imaginario popular por mucho tiempo.

man-riding-halleys-comet-1910-315x412 Publicidad de las pastillas anti-cometa

La Tierra cruza 2 veces al año por los restos que va dejando el Halley en su trayectoria, produciendo las lluvias de estrellas Eta Acuaridas, del 21 de Abril al 20 de Mayo y las Oriónidas, entre el 2 de Octubre y el 7 de Noviembre, así que permanentemente tenemos el recordatorio del paso de este notable astro por nuestro vecindario.

halley_giotto

El nucleo del cometa Halley fotografiado por la sonda Giotto en 1986


Rafael Sanabria

Colaborador de la SEDA-LIADA
https://sedaliada.wordpress.com
Caracas, Venezuela
@AstronomiaFacil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s