Exoplaneta a buen candidato

Posted on

Un nuevo exoplaneta recién descubierto podría ser el mejor candidato para la búsqueda de señales de vida

por Amelia Ortiz · Publicada 25 abril, 2017 ·
25/4/2017 de ESO / Nature


Esta ilustración muestra al exoplaneta LHS 1140b, que orbita alrededor de una estrella enana roja, a 40 años luz de la Tierra, y que podría hacerse con el título de “mejor lugar para buscar signos de vida más allá del Sistema Solar”. Utilizando el instrumento HARPS, de ESO, instalado en La Silla, junto con otros telescopios del mundo, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una “supertierra” en la zona habitable de la débil estrella LHS 1140. Este mundo es un poco más grande y más masivo que la Tierra y es probable que haya conservado la mayor parte de su atmósfera. Crédito: ESO/spaceengine.org.

Un exoplaneta que orbita alrededor de una estrella enana roja, a 40 años luz de la Tierra, podría hacerse con el título de “mejor lugar para buscar signos de vida más allá del Sistema Solar”. Utilizando el instrumento HARPS, de ESO, instalado en La Silla, junto con otros telescopios del mundo, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una “supertierra” en la zona habitable de la débil estrella LHS 1140. Este mundo es un poco más grande y más masivo que la Tierra y es probable que haya conservado la mayor parte de su atmósfera. Esto, junto con el hecho de que su órbita pasa por delante de su estrella, lo convierte en uno de los futuros objetivos más interesantes para desarrollar estudios atmosféricos.

La supertierra recién descubierta, denominada LHS 1140b, orbita en la zona habitable de una débil estrella enana rojallamada LHS 1140, en la constelación de Cetus (el monstruo marino). Las enanas rojas son mucho más pequeñas y más frías que el Sol y, aunque LHS 1140b está diez veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, sólo recibe alrededor de la mitad de luz de su estrella que la Tierra y se encuentra en medio de la zona habitable. Desde la Tierra, la órbita se ve casi de canto y, cuando el exoplaneta pasa delante de su estrella en cada órbita, bloquea un poco de su luz cada 25 días.

Las condiciones actuales de la enana roja son particularmente favorables, ya que LHS 1140 gira más lentamente y emite menos radiación de alta energía que otras estrellas de baja masa similares. Para la vida tal y como la conocemos, un planeta debe tener agua líquida en su superficie y retener una atmósfera. En este caso, el gran tamaño del planeta implica que, hace millones de años, podría haber existido un océano de magma en su superficie. Este océano hirviente de lava podría haber proporcionado vapor a la atmósfera mucho después de que la estrella se hubiese calmado, alcanzando su brillo actual y constante, reponiendo así el agua que podría haberse perdido por la acción de la estrella en su fase más activa.

Los astrónomos estiman que el planeta tiene al menos 5.000 millones de años. También deducen que tiene un diámetro 1,4 veces más grande que el de la Tierra (casi 18.000 kilómetros). Pero con una masa unas siete veces mayor que la de la Tierra y, por lo tanto, una densidad mucho más alta, esto implica que, probablemente, el exoplaneta está hecho de roca con un núcleo denso de hierro.

[Fuente Noticia]

DeeDee investigado por ALMA

Posted on

ALMA investigada ‘DeeDee’, un lejano y débil miembro de nuestro Sistema Solar

por Amelia Ortiz · Publicada 25 abril, 2017 ·
25/4/2017 de National Radio Astronomy Observatory / The Astrophysical Journal Letters


Imagen obtenida con ALMA del débil brillo en longitudes de onda milimétricas del cuerpo planetario 2014 UZ224, informalmente conocido como DeeDee. A tres veces la distancia de Plutón al Sol, DeeDee es el segundo objeto transneptuniano con órbita confirmada conocido en nuestro Sistema solar. Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO).

Utilizando el conjunto de radiotelescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), un equipo de astrónomos ha revelado detalles extraordinarios sobre un lejano miembro de nuestro Sistema Solar recién descubierto, el cuerpo planetario  2014 UZ224,, conocido informalmente con el nombre de DeeDee.

A unas tres veces la distancia actual de Plutón al Sol, DeeDee es el segundo objeto transneptuniano conocido más lejano con una órbita confirmada, superado sólo por el planeta enano Eris. Los astrónomos estiman que existen decenas de miles de estos cuerpos helados en el Sistema Solar exterior mas allá de la órbita de Neptuno. Actualmente DeeDee se encuentra a 92 unidades astronómicas del Sol. Una unida astronómica es la distancia promedio de la Tierra al Sol, unos 150 millones de kilómetros. A esta enorme distancia, DeeDee tarda más de 1100 años en completar una órbita, y su luz tarda 13 horas en alcanzar la Tierra.

Los nuevos datos de ALMA revelaron, por primera vez, que DeeDee tiene unos 635 km de tamaño, unos dos tercios del diámetro del planeta enano Ceres, el mayor miembro de nuestro cinturón de asteroides. Con este tamaño, DeeDee debería de tener suficiente masa para ser esférico, el criterio necesario para que los astrónomos lo consideren un planeta enano, aunque todavía tiene que recibir esta designación de modo oficial.

“Mucho más allá de Plutón hay una región sorprendentemente rica en cuerpos planetarios. Algunos son bastante pequeños, pero otros tienen tamaños que rivalizan con Plutón, y que podrían ser mucho mayores”, explica David Gerdes (Universidad de Michigan). “Debido a que estos objetos están tan lejos y son tan débiles, es increíblemente difícil detectarlos, y aún peor estudiarlos con algún detalle. Sin embargo, ALMA posee capacidades únicas que nos permiten conocer detalles muy interesantes sobre esos mundos lejanos”.

[Fuente noticia]

Región habitable en Encélado?

Posted on

Descubren indicios de una región habitable dentro de la luna Encélado de Saturno

por Amelia Ortiz · Publicada 25 abril, 2017 ·
25/4/2017 de Southwest Research Institute / Science


Durante el paso más profundo hasta la fecha a través del penacho de Encélado, científicos de SwRI han descubierto gas de hidrógeno en el material expulsado por esta luna de Saturno. El descubrimiento es una prueba más de la existencia de actividad hidrotermal (ilustrada aquí) y aumenta la posibilidad de que el océano de Encélado pueda tener condiciones adecuadas para la vida de microbios. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Científicos del Southwest Research Institute (SwRI) han descubierto gas de hidrógeno en el penacho de material que es expulsado de la luna Encélado de Saturno. El análisis de los datos indica que la mejor explicación para la  presencia de hidrógeno es la existencia de reacciones químicas entre el núcleo rocoso de la luna y el agua templada de su océano subterráneo. El descubrimiento sugiere que el fondo oceánico de Encélado podría incluir estructuras análogas a las chimeneas hidrotermales de la Tierra, que se sabe que mantienen vida en el fondo marino.

“El hidrógeno es una fuente de energía química para los microbios que viven en los océanos de la Tierra cerca de las chimeneas hidrotermales”, explica el Dr. Hunter Waite (SwRI). “Nuestros resultados indican que la misma fuente de energía química está presente en el océano de Encélado. No hemos hallado pruebas de la presencia de vida microbiana en el océano de Encélado, pero el descubrimiento de gas de hidrógeno y las pruebas de actividad hidrotermal en la actualidad ofrecen la sugestiva idea de que podrían darse condiciones de habitabilidad bajo la corteza de la luna helada”.

“La cantidad de hidrógeno molecular que detectamos es suficientemente alta como para mantener microbios similares a los que viven cerca de las chimeneas hidrotermales de la Tierra”, explica el Dr. Christopher Glein (SwRI). “Si existen organismos similares presentes en Encélado, podrían ‘quemar’ el hidrógeno para obtener energía a partir de la quimiosíntesis, lo que podría posiblemente servir como base de una ecosistema mayor”.

Durante el paso cercano de la nave espacial Cassini sobre Encélado el 28 de octubre de 2015, el instrumento INMS detectó hidrógeno molecular mientras la nave atravesaba el penacho de gas y granos de hielo escupido desde las fracturas de la superficie. Acercamientos anteriores proporcionaron pruebas de la existencia de un océano subterráneo global sobre un núcleo rocoso. El hidrógeno molecular en los penachos puede ser un indicador de procesos hidrotermales que proporcionarían la energía química necesaria para manenter vida. Para buscar hidrógeno específicamente nativo a Encélado, la nave voló particularmente cerca de la superficie y operó el INMS de un modo específico para minimizar y cuantificar fuentes espúreas.

[Fuente noticia completa]

Indicador explosivo de distancias

Posted on

El Hubble observa las primeras imágenes múltiples de un indicador explosivo de distancias

por Amelia Ortiz · Publicada 25 abril, 2017 ·
25/4/2017 de ESA Hubble / Science


Esta imagen múltiple muestra la supernova de tipo Ia iPTF16geu, afectada por una lente gravitatoria, observada por diferentes telescopios. La imagen del fondo muestra una imagen de gran campo del firmamento tomada desde el Observatorio Palomar, en California. La imagen más a la izquierda muestra observaciones hechas con el proyecto Sloan Digital Sky Survey (SDSS). La imagen central fue tomada por el telescopio espacial Hubble y muestra la galaxia lente SDSS J210415.89-062024.7. La imagen de más a la derecha fue también tomada con el Hubble y muestra las cuatro imágenes de la explosión de supernova rodeando la galaxia que actúa como lente. Crédito: ESA/Hubble, NASA, Sloan Digital Sky Survey, Palomar Observatory/California Institute of Technology.

Un equipo dirigido por astrónomos suecos ha utilizado el telescopio espacial Hubble de NASA /ESA para analizar las imágenes múltiples de una supernova de tipo Ia producidas por una lente gravitatoria, por primera vez. Las cuatro imágenes de la explosión de la estrella serán utilizadas para medir la expansión del Universo. Esto puede hacerse sin ningún tipo de suposiciones teóricas sobre el modelo cosmológico, proporcionando nuevos datos sobre lo rápido que se está expandiendo el Universo realmente.

La lejana supernova recién descubierta, llamada  iPTF16geu, envió su luz hacia la Tierra hace 4300 millones de años. La luz de esta supernova en particular sufrió una desviación y fue aumentada por el efecto de lente gravitatoria de modo que resultó dividida en cuatro imágenes separadas en el cielo. Las cuatro imágenes forman un círculo con un radio de solamente 3000 años-luz alrededor de la galaxia responsable del efecto de lente, tratándose de una de las lentes gravitatorias extragalácticas más pequeñas descubierta hasta la fecha.

Las supernovas de tipo Ia siempre tienen el mismo brillo intrínseco, de modo que midiendo lo brillantes que parecen los astrónomos pueden determinar lo lejos que se encuentran. Son, por tanto, conocidas como candelas estándar. Estas supernovas han sido utilizadas durante décadas para medir distancias en el Universo, y también fueron usadas para descubrir su expansión acelerada e inferir la existencia de la energía oscura. Ahora la supernova  iPTF16geu permite a los científicos explorar un territorio nuevo, comprobando las teorías de la deformación del espacio-tiempo a escalas extragalácticas más pequeñas.

Los investigadores se encuentran actualmente en el proceso de medir lo que tardaría la luz en alcanzarnos desde cada una de las cuatro imágenes de la supernova. Las diferencias en los tiempos de llegada pueden ser utilizadas para calcular la constante de Hubble, el ritmo de expansión del Universo, con una precisión alta. Esto es particularmente crucial a la vista de la reciente discrepancia entre las medidas de su valor en el Universo local y en el primitivo.

[Fuente noticia completa]

Opinión de Isaac Asimov.

Posted on

Interesantes puntualizaciones de Isaac Asimov. Atención de Bertha Elena Tapia.
https://www.facebook.com/tucerebrodigital/videos/1000361219975333/

Prof. Hebert Pistón Rodríguez
Coordinador de Enseñanza y Divulgación por Uruguay de la LIADA
La Paz. Dpto. de Canelones.
URUGUAY

Asteroide 2014 JO25 en el radar

Posted on

Asteroide de paso cercano 2014 JO25 observado desde el Radiotelescopio de Arecibo

 

El asteroide voló sobre la Tierra sin riesgo alguno para nosotros este miércoles a una distancia de
1,8 millones de kilómetros, es decir, 4,6 veces la distancia de la Tierra a la Luna

Nuevo exoplaneta con muchas posibilidades de habitabilidad

Posted on

eso1712es — Comunicado científico

Un nuevo exoplaneta recién descubierto podría ser el mejor candidato para la búsqueda de señales de vida
Hallada por el método de tránsito una supertierra rocosa en la zona habitable de una tranquila estrella enana roja

19 de Abril de 2017

Un exoplaneta que orbita alrededor de una estrella enana roja, a 40 años luz de la Tierra, podría hacerse con el título de “mejor lugar para buscar signos de vida más allá del Sistema Solar”. Utilizando el instrumento HARPS, de ESO, instalado en La Silla, junto con otros telescopios del mundo, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto una “supertierra” en la zona habitable de la débil estrella LHS 1140. Este mundo es un poco más grande y más masivo que la Tierra y es probable que haya conservado la mayor parte de su atmósfera. Esto, junto con el hecho de que su órbita pasa por delante de su estrella, lo convierte en uno de los futuros objetivos más interesantes para desarrollar estudios atmosféricos. Los resultados aparecen en la edición del 20 de abril de 2017 de la revista Nature.

La supertierra recién descubierta, denominada LHS 1140b, orbita en la zona habitable de una débil estrella enana roja llamada LHS 1140, en la constelación de Cetus (el monstruo marino) [1]. Las enanas rojas son mucho más pequeñas y más frías que el Sol y, aunque LHS 1140b está diez veces más cerca de su estrella que la Tierra del Sol, sólo recibe alrededor de la mitad de luz de su estrella que la Tierra y se encuentra en medio de la zona habitable. Desde la Tierra, la órbita se ve casi de canto y, cuando el exoplaneta pasa delante de su estrella en cada órbita, bloquea un poco de su luz cada 25 días.

“Es el exoplaneta más interesante que he visto en la última década”, afirma el autor principal, Jason Dittmann, del Centro de Astrofísica  Harvard-Smithsonian (Cambridge, EE.UU.). “Es el objetivo perfecto para llevar a cabo una de las misiones más grandes de la ciencia: buscar evidencias de vida más allá de la Tierra”.

Las condiciones actuales de la enana roja son particularmente favorables, ya que LHS 1140 gira más lentamente y emite menos radiación de alta energía que otras estrellas de baja masa similares [2]. Para la vida tal y como la conocemos, un planeta debe tener agua líquida en su superficie y retener una atmósfera. En este caso, el gran tamaño del planeta implica que, hace millones de años, podría haber existido un océano de magma en su superficie. Este océano hirviente de lava podría haber proporcionado vapor a la atmósfera mucho después de que la estrella se hubiese calmado, alcanzando su brillo actual y constante, reponiendo así el agua que podría haberse perdido por la acción de la estrella en su fase más activa.

Inicialmente, el descubrimiento se hizo con la instalación MEarth, que detectó los primeros indicios: cambios característicos en la luz que se dan cuando el exoplaneta pasa delante de la estrella. Posteriormente, se hizo un seguimiento crucial con el instrumento HARPS de ESO (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de planetas de alta precisión por el método de velocidad radial), confirmando la presencia de la supertierra. HARPS también ayudó a establecer el periodo orbital y permitió deducir la masa y la densidad del exoplaneta [3].

Los astrónomos estiman que el planeta tiene al menos 5.000 millones de años. También deducen que tiene un diámetro 1,4 veces más grande que el de la Tierra (casi 18.000 kilómetros). Pero con una masa unas siete veces mayor que la de la Tierra y, por lo tanto, una densidad mucho más alta, esto implica que, probablemente, el exoplaneta está hecho de roca con un núcleo denso de hierro.

Esta supertierra puede ser el mejor candidato hasta el momento para futuras observaciones cuyo objetivo sea estudiar y caracterizar, en caso de tenerla, la atmósfera del exoplaneta. Dos de los miembros europeos del equipo, Xavier Delfosse y Xavier Bonfils, ambos del CNRS y el IPAG, en Grenoble (Francia), concluyen: “Para la futura caracterización de planetas en la zona habitable, el sistema LHS 1140 podría ser un objetivo aún más importante que Proxima b o TRAPPIST-1. ¡Este ha sido un año extraordinario para el descubrimiento de exoplanetas!”. [4,5].

En concreto, con las observaciones que se llevarán a cabo próximamente con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA, se podrá determinar exactamente cuánta radiación de alta energía cae sobre LHS 1140b, por lo que se podrá delimitar su capacidad para albergar vida.

En el futuro, cuando entren en funcionando nuevos telescopios como el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO, es probable que seamos capaces de hacer observaciones detalladas de las atmósferas de exoplanetas y LHS 1140b es un candidato excepcional para este tipo de estudios.
Notas

[1] La zona habitable se define por el rango de órbitas alrededor de una estrella en el que un planeta posee la temperatura adecuada para que haya agua líquida en su superficie.

[2] Aunque el planeta se encuentra en la zona en la que, potencialmente, podría existir vida tal y como la conocemos, probablemente no entró en esta región hasta unos 40 millones de años después de la formación de la estrella enana roja. Durante esta fase, el exoplaneta podría haberse visto sometido al pasado activo y volátil de su estrella anfitriona. Una joven enana roja puede expulsar fácilmente el agua de la atmósfera de un planeta en formación que se encuentre cerca, desencadenando un efecto invernadero similar al de Venus.

[3] Este esfuerzo permitió que MEarth detectara otros eventos de tránsito, por lo que los astrónomos pudieron determinar sin lugar a dudas la detección del exoplaneta.

[4] El planeta alrededor de Proxima b (eso1629) está mucho más cerca de la Tierra, pero probablemente no pasa delante de su estrella, por lo que es muy difícil determinar si tiene atmósfera.

[5] A diferencia del sistema de TRAPPIST-1 (eso1706), no se han encontrado más exoplanetas alrededor de LHS 1140. Se cree que los sistemas planetarios múltiples son comunes alrededor de enanas rojas, así que es posible que haya más exoplanetas que hayan pasado desapercibidos hasta ahora porque son demasiado pequeños.

http://www.eso.org/public/spain/news/eso1712/?lang